Estamos en un momento en el que parece que la lucha contra la edad se ha puesto de moda entre las empresas tecnológicas. Por ese motivo nos ha llamado la atención la propuesta de la empresa Ambrosia, a pesar de que parezca estar más cerca del argumento de una novela gótica que de un libro científico.

Y es que mientras que otros investigadores se centraban en estudios genéticos o proteínas que podrían combatir el envejecimiento, el equipo de Ambrosia decidió simplificar su propuesta: obtuvo sangre de ratones jóvenes, eliminó las células sanguíneas y luego inyectó el plasma restante en ratones viejos.

Del (controvertido) resultado de este ensayo enfocado en demostrar los beneficios médicos de las transfusiones de sangre jóvenes a personas mayores ha surgido la empresa Ambrosia, fundada en San Francisco en el año 2016.

No hay mucha información pública ya que todavía están realizando ensayos clínicos a grupos cerrados de personas. Lo que se conoce es que hay ya 600 inscritos, que tienen como requisito ser mayores de 35 años y pagar 8.000$ por transfusión.

 

Web: www.ambrosiaplasma.com