adisas-1dolar

Unos de los principales factores de éxito de una marca es la política de precios que sigan. A primera vista parece algo sencillo (y lo puede ser…), pero es una de las estrategias más complicadas y a la vez importantes que cualquier empresa ha de implementar.

Según la elección de los precios, existen varias características que pueden influir directa o indirectamente sobre las ventas. Ya sea el tipo de público objetivo, factores psicológicos o el poder adquisitivo del país, son solo algunas de ellas. En ocasiones vender más barato no quiere decir que la demanda vaya a ser mayor.

Ciertas marcas establecidas, como Adidas, suben el precio frente a la competencia porque ofrecen más que una zapatilla, ofrecen una imagen y un estilo de vida.

¿Pero qué pasa con esa política de precios en países mucho más pobres?

 

http://www.deccanherald.com/images/front_page_images1/2011/11/20/206089_thump.jpgLa empresa alemana Adidas anunció en el 2011 y a través de su presidente Herbert Hainer, su intención de lanzar en India un nuevo modelo de zapatilla que tan solo costaría 1 dólar (52 rupias indias). El comunicado fue revelado por el diario germano “Welt am Sonntag” en el que Hainer comentaba su intención de crear dicho producto para el mercado Indio. Además comento:

[box type=”shadow” align=”aligncenter” ] Queremos ofrecer un producto accesible para todos los ciudadanos. El mismo se distribuirá nacionalmente a través de una red de distribuidores locales [/box]

El proyecto denominado como “phase III” tenía como objetivo entrar en el mercado Indio y desarrollar un modelo de negocio rentable. La iniciativa coincidía (sin coincidencias) con el reciente progreso de India como una de las principales potencias mundiales emergentes.

No es la primera vez que Adidas probaba semejante estrategia comercial. En el 2008 crearon una iniciativa similar en Bangladesh ofreciendo también una zapatilla de 1 dólar, pero en esa ocasión se registraron pérdidas por las 5000 unidades que se fabricaron como prueba de viabilidad. En aquel entonces achacaron las pérdidas a que las zapatillas costaron 3 dólares (por unidad) en fabricarse y tuvieron que pagar otros 3,5 dólares (por unidad) en impuestos de importación.

Esta otra vez la conocida marca decidió aprender de sus errores pasados, bajar los costes de producción y volver a intentarlo pero esta vez en la India. Una idea nada descabellada ya que el país cuenta con aproximadamente 1.1 millones de habitantes, representando el 17% del total de la población mundial. Una cifras que justifican el pequeño margen o incluso las pérdidas que pudieran haber sufrido al principio, con tal de conseguir abrir hueco en un mercado con tanto potencial.

Como podéis observar se trata de un ejemplo de innovación mediante un proceso constante de “prueba-error”. Una muestra para que muchas otras empresas y emprendedores tengáis en cuenta a la hora de desarrollar vuestro negocio.

Para poder seguir evolucionando e innovando es importante probar, probar y probar, teniendo en cuenta que el “error” es simplemente parte del camino.

Fuente: deccanherald