La DGT Impone sanciones severas por uso de inhibidores y detectores de radares

La DGT Impone sanciones severas por uso de inhibidores y detectores de radares
La DGT Impone sanciones severas por uso de inhibidores y detectores de radares

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha intensificado su campaña contra los dispositivos diseñados para evadir el control de velocidad, estableciendo multas que alcanzan los 6.000 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir por llevar inhibidores de radares o detectores.

Este endurecimiento de las penalizaciones se inscribe en la reforma de la Ley de Tráfico de 2022, reflejando el compromiso de las autoridades por garantizar la seguridad vial y el cumplimiento de las normas de tráfico.

Inhibidores de radares: multas y consecuencias

Los inhibidores de radares, dispositivos que bloquean la señal de los cinemómetros impidiendo la medición correcta de la velocidad de un vehículo, son objeto de una sanción particularmente severa. Según el artículo 13.6 de la Ley de Tráfico, no solo se sanciona la instalación, sino también el mero hecho de transportar estos dispositivos en el vehículo, con una multa de 6.000 euros y la detracción de 6 puntos en el carnet de conducir.

Además, los talleres que instalen estos dispositivos enfrentan sanciones económicas aún mayores, ascendiendo a 30.000 euros.

Detectores de radares y su regulación

Por otro lado, el uso de detectores de radares, aunque menos penalizado que los inhibidores, también conlleva consecuencias legales significativas. Estos dispositivos, capaces de identificar radares fijos, móviles o de tramo mediante la captación de ondas, acarrean una multa de 500 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

Es crucial distinguir entre detectores de radares, cuya posesión y uso están prohibidos, y los avisadores de radar, que son legales por limitarse a informar sobre la ubicación de radares oficiales mediante el uso de GPS y aplicaciones autorizadas.

Legalidad de los avisadores de radar

La DGT clarifica que los avisadores de radar, dispositivos o aplicaciones que notifican la presencia de radares basándose en información oficial, permanecen dentro del marco legal. Herramientas como Google Maps o aplicaciones específicas como Social Drive se consideran legítimas, ya que contribuyen a la concienciación sobre la seguridad vial sin interferir con los mecanismos de control de tráfico.

Este conjunto de medidas subraya el esfuerzo de la DGT por promover una cultura de respeto a las normas de tráfico y seguridad en las carreteras, penalizando firmemente las prácticas que buscan evadir la vigilancia y control de la velocidad, aspectos fundamentales para la prevención de accidentes y la protección de la vida en las vías.