Eliminación de la cita previa obligatoria en trámites administrativos

José Luis Escrivá - Ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública
José Luis Escrivá - Ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública

Nueva estrategia de acceso a servicios públicos

El Gobierno ha anunciado un cambio significativo en la forma en que los ciudadanos acceden a los servicios públicos. A partir de 2025, será eliminada la cita previa obligatoria para realizar trámites con la Administración, una medida que según el Ministro de Transformación Digital y Función Pública, José Luis Escrivá, busca mejorar la accesibilidad y eficiencia en la prestación de estos servicios.

Esta decisión se enmarca dentro de un conjunto de reformas destinadas a modernizar la interacción entre la administración y los ciudadanos, incluyendo la eliminación de una tasa que dificultaba la reposición de las bajas de empleo en el sector público.

Innovación y simplificación administrativa

Además, el ministro Escrivá ha adelantado la implementación de nuevas herramientas de software e inteligencia artificial diseñadas para eliminar la jerga administrativa, facilitando así una comunicación más clara y directa con los ciudadanos. Este esfuerzo por simplificar el lenguaje administrativo es un paso crucial para desmitificar los procesos y hacerlos más accesibles al público general.

Razones detrás del cambio

La cita previa fue una medida adoptada por razones de salud pública, especialmente relevante durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, con la disminución de estas urgencias, mantener esta restricción ha sido interpretado como un obstáculo innecesario que vulnera el ordenamiento jurídico. Según Diego Gómez Fernández, experto en derecho administrativo, la persistencia de la cita previa contradice principios fundamentales de la Ley 40/2015, como el servicio efectivo y la proximidad a los ciudadanos, además de complicar innecesariamente el ejercicio de derechos y el cumplimiento de obligaciones por parte de los ciudadanos.