Auge en el absentismo y bajas laborales: un desafío creciente para el mercado laboral español

La ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz.
La ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz.

El mercado laboral español enfrenta un incremento significativo en el número de bajas laborales y el absentismo, alcanzando cifras históricas. Este fenómeno, exacerbado por el caos sanitario y el envejecimiento de la población trabajadora, supone un reto tanto para los empresarios como para la Seguridad Social, afectando directamente la productividad y revelando problemas subyacentes en el entorno laboral.

Cifras alarmantes: un análisis detallado

Según datos de la Estadística de Incapacidad Temporal de la Seguridad Social y del Observatorio Trimestral del Mercado de Trabajo, hasta octubre de 2023, la media mensual de procesos de baja alcanzó los 688.680, un aumento del 20% respecto al año anterior y un 62% más que en 2021. Este incremento se traduce en un coste creciente para la Seguridad Social, que en 2023 ascendió a 25.000 millones de euros, y en un impacto negativo en la productividad empresarial.

Factores Determinantes

  • El colapso sanitario derivado de la pandemia y el envejecimiento de la fuerza laboral son dos de los principales factores que han contribuido a esta situación.
  • La falta de efectivos sanitarios y la burocracia en las tramitaciones médicas han prolongado innecesariamente los periodos de baja.
  • Además, el envejecimiento de las plantillas, con un número creciente de trabajadores próximos a la jubilación, agudiza el problema, especialmente en regiones con altas tasas de población mayor.

Para acceder a una baja por contingencias comunes, es necesario estar dado de alta en la Seguridad Social y haber cotizado al menos 180 días en los cinco años anteriores.

La empresa asume el pago de la baja entre los días 4 y 15, mientras que a partir del día 16, la Seguridad Social se hace cargo a través del pago delegado. Desde febrero de 2020, la legislación protege a los trabajadores de ser despedidos por acumulación de bajas médicas justificadas.

El notable incremento en las bajas laborales y el absentismo no solo refleja desafíos sanitarios y demográficos, sino también la necesidad de adaptar las políticas laborales y de salud pública a la realidad actual del mercado de trabajo. La gestión eficiente de estos problemas es crucial para garantizar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social y mejorar la competitividad y productividad de las empresas en España.