Claves para entender el despido improcedente y sus diferencias con otros tipos de despido

Despido improcedente: qué necesitas saber
Despido improcedente: qué necesitas saber

En el ámbito laboral, el término "despido improcedente" ocupa un lugar central en las discusiones sobre derechos de los trabajadores y prácticas empresariales.

Este tipo de despido se produce cuando la separación del empleado no se ajusta a las causas legales establecidas o cuando el procedimiento legal pertinente no se ha seguido correctamente.

A continuación, se detalla qué constituye un despido improcedente y cómo se diferencia de otros tipos de despido, basándonos en la legislación laboral vigente y las decisiones judiciales pertinentes.

¿Qué es un despido improcedente?

Un despido se considera improcedente cuando un juez determina que no se ha justificado adecuadamente según la ley, bien porque las causas alegadas son insuficientes, desproporcionadas o simplemente inexistentes, o porque no se ha cumplido con el procedimiento legal requerido.

Este fallo judicial puede darse solo tras la reclamación del trabajador despedido, quien dispone de un plazo de 20 días hábiles para impugnar el despido.

Causas y procedimientos en la mira

Las principales razones por las cuales un despido puede ser declarado improcedente incluyen la falta de justificación legal de las causas del despido y el incumplimiento de los procedimientos estipulados en el Estatuto de los Trabajadores, tales como la notificación escrita del despido, el respeto al preaviso requerido y el pago de indemnizaciones o finiquitos correspondientes.

Consecuencias del despido improcedente

Según el artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores, la empresa enfrenta dos opciones tras la declaración de un despido como improcedente: readmitir al trabajador en las mismas condiciones, pagando los salarios dejados de percibir, o compensar al empleado con una indemnización que varía dependiendo de la antigüedad del contrato de trabajo.

La decisión debe tomarse dentro de los 5 días siguientes a la notificación de la sentencia.

Diferenciando los tipos de despido

  • Despido improcedente: Se caracteriza por la falta de justificación adecuada según la ley o el incumplimiento de los procedimientos legales requeridos para el despido.

  • Despido procedente: Ocurre cuando la empresa ha justificado correctamente el despido siguiendo los procedimientos legales establecidos.

  • Despido nulo: Se da en situaciones donde el despido implica una violación de los derechos fundamentales del trabajador.

Repercusiones para el trabajador:

  • En los despidos improcedente y nulo, el trabajador tiene la posibilidad de ser reincorporado a su puesto de trabajo.
  • En el despido procedente, esta posibilidad no existe debido a la justificación y correcta aplicación de los procedimientos por parte de la empresa.

Implicaciones legales y laborales

La correcta comprensión de estas categorías es fundamental tanto para empleadores como para empleados, asegurando que se respeten los derechos laborales y se cumplan las obligaciones legales. Las diferencias entre los tipos de despido reflejan la importancia de seguir las normativas establecidas, subrayando el papel de la justicia laboral en la protección de los derechos de los trabajadores.