Incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España y sus repercusiones

Incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España y sus repercusiones
Incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España y sus repercusiones

El aumento del SMI y sus efectos tanto en la productividad como en las empresas ha sido tema de debate. Aquí algunos puntos clave:

Subida del SMI en términos reales

  • Alza significativa: El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España ha crecido un 30,2% desde 2018, una subida que duplica el promedio de las grandes economías del mundo, situándose únicamente por detrás de Lituania en términos de incremento.

  • Impacto comparativo: Mientras que en España el SMI ha experimentado un aumento notable, la productividad (PIB por ocupado) ha disminuido un 3,8% en el mismo periodo, siendo la peor evolución entre las economías analizadas.

Desafío para las empresas

  • Impacto en las pymes: Las subidas continuadas del SMI preocupan a los empresarios, especialmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes). La patronal advierte que este incremento ha afectado los costos totales de las pymes, reduciendo sus márgenes y dificultando la situación de las empresas.

  • Presión sobre la negociación colectiva: Las subidas del SMI también han repercutido en la conformación de salarios en las empresas y en la negociación colectiva, desplazando las tablas salariales y afectando a los convenios en vigor.

Perspectiva de negociación y empleo

  • Reunión de negociación: El Ministerio de Trabajo convocó a los agentes sociales para discutir el aumento del SMI en 2024. La intención del Gobierno es elevarlo en un 5% adicional, lo que ha generado preocupación entre los empresarios.

  • Impacto en el empleo: La patronal estima que estas subidas continuadas han impedido la creación de 163.000 puestos de trabajo, señalando la necesidad de moderar estos aumentos para no afectar el empleo.

La discusión sobre el SMI sigue siendo un tema crucial entre el Gobierno y los agentes sociales, evidenciando la necesidad de equilibrar los incrementos con el contexto empresarial y económico para evitar repercusiones negativas en el empleo y en la estabilidad de las empresas.