Hacienda se plantea solicitar todos los datos de pagos que realices con tu tarjeta

María Jesús Montero vicepresidenta cuarta y ministra de Hacienda
María Jesús Montero Vicepresidenta cuarta y ministra de Hacienda

Ampliación del control sobre pagos con tarjeta y operaciones financieras

El Ministerio de Hacienda, liderado por la vicepresidenta primera María Jesús Montero, está considerando implementar un conjunto de medidas enfocadas en intensificar la lucha contra el fraude fiscal. Entre las propuestas más destacadas se encuentra la exigencia de reportar todos los pagos realizados con cualquier tipo de tarjeta, incluidas las de crédito, débito, prepago, y tarjetas virtuales para compras online.

Esta medida forma parte de un documento de 44 páginas titulado "Evaluación de los efectos de la ley contra el fraude fiscal", elaborado como parte de los compromisos adquiridos con la Unión Europea en el marco del programa Next Generation.

Prohibiciones y restricciones en el uso de tarjetas y terminales de pago

Hacienda también contempla la prohibición de tarjetas no nominativas, aquellas que no identifican a un titular, y la restricción de tarjetas emitidas por entidades situadas en paraísos fiscales.

Adicionalmente, se considera endurecer el acceso a terminales de punto de venta (TPV), exigiendo que sus titulares estén registrados en el Impuesto sobre Actividades Económicas y posean un certificado de cumplimiento de obligaciones tributarias. 

Incremento de la colaboración con notarios y reducción del límite en movimientos de divisas

La propuesta incluye reforzar la colaboración con los notarios para prevenir el fraude a través de negocios jurídicos simulados. Se plantea la obligación para los donantes de presentar un certificado ante notario que acredite estar al corriente con las obligaciones tributarias.

Además, se sugiere que los notarios documenten públicamente operaciones societarias que presenten una distribución del capital anormal o desproporcionada.

Otro aspecto significativo es la consideración de rebajar el límite de 50.000 euros para los movimientos de divisas que deben ser reportados automáticamente a la Agencia Tributaria. Esta medida estaría dirigida a aumentar el control sobre las transacciones internacionales y evitar la evasión fiscal.