Herencia sin testamento: cómo se reparte y quiénes heredan

La Ley determina el orden de sucesión y los porcentajes de herencia cuando no existe un testamento.

Herencia sin testamento: cómo se reparte y quiénes heredan
Herencia sin testamento: cómo se reparte y quiénes heredan

Cuando una persona fallece sin haber dejado un testamento que especifique sus deseos de distribución de bienes, es crucial entender cómo se llevará a cabo el proceso de reparto de la herencia.

La legislación, en particular el Código Civil, establece claramente el orden de sucesión y los derechos de los herederos en estas circunstancias.

Orden legal de sucesión

El Código Civil, en su artículo 807, establece el orden de sucesión en casos de herencias sin testamento:

  • Hijos y descendientes: Los hijos y descendientes tienen prioridad para heredar respecto de sus padres y ascendientes.

  • Padres y ascendientes: En ausencia de hijos o descendientes, los padres y ascendientes del fallecido tienen derecho a la herencia respecto de sus hijos y descendientes.

  • Cónyuge viudo: El cónyuge viudo también tiene derechos sucesorios, recibiendo una parte de la herencia de acuerdo con lo que dicta el Código.

 

Reparto de la herencia

Siguiendo el orden de sucesión, los hijos serían los primeros en heredar, compartiendo el patrimonio del fallecido en partes iguales. En el caso de que uno de los hijos haya fallecido, serán los hijos de este último quienes heredarán la parte correspondiente a su padre.

Un ejemplo práctico sería si el fallecido tiene dos hijos; ambos recibirían el 50% de la herencia. Si uno de los hijos ha fallecido y tiene dos hijos propios, los nietos heredarían el 25% cada uno, mientras que el hijo sobreviviente conservaría el 50% restante.

El cónyuge del fallecido también tiene derechos sobre la herencia. En el caso de un matrimonio, el cónyuge viudo tendrá derecho al usufructo de la mitad de los bienes obtenidos durante la vida marital.

Si el fallecido no tuviera hijos ni descendientes, la herencia correspondería a sus padres, si estos aún estuvieran vivos. Si no existen padres, la línea sucesoria continuará con el cónyuge y, si tampoco existe, los hermanos y sobrinos del fallecido serán los siguientes en la línea de sucesión.

Finalmente, en caso de que el fallecido no tenga ningún familiar vivo, el patrimonio heredado recaerá en el Estado.

Es esencial consultar con un abogado o asesor legal para garantizar que el proceso de reparto de la herencia sin testamento se lleve a cabo de acuerdo con la legislación vigente y se respeten los derechos de todos los involucrados.