Nueva exención fiscal del IRPF para rentas bajas: beneficios y procedimiento

La vicepresidenta primera María Jesús Montero
La vicepresidenta primera María Jesús Montero

El Ministerio de Hacienda ha introducido una importante ventaja fiscal que afecta directamente a los contribuyentes con ingresos equivalentes al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Con la reciente subida del SMI en un 5%, se ha ajustado el mínimo exento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), elevándolo a 15.876 euros anuales. Esta medida, aplicable a partir del 1 de enero de 2024, pretende beneficiar a más de 5,2 millones de trabajadores y pensionistas con rentas bajas y medias en España.

¿Quiénes se benefician de la nueva medida?

La ventaja fiscal anunciada por la ministra María Jesús Montero se dirige a aquellos trabajadores y pensionistas que perciben ingresos iguales o inferiores a 1.134 euros mensuales en 14 pagas, o 1.323 euros en 12 pagas, asegurando que no se les retenga IRPF en sus nóminas. De esta manera, se busca garantizar que estas personas no deban presentar la declaración de la Renta debido a su nivel de ingresos.

¿Cómo reclamar la nueva exención fiscal?

A pesar de la implementación de esta medida, es crucial entender que la aplicación efectiva en la declaración de la Renta no será inmediata, sino que se reflejará en la campaña de la Renta de 2025, correspondiente al ejercicio fiscal de 2024. Los autónomos, sin embargo, deberán seguir presentando su declaración independientemente del nivel de ingresos, mientras que para el resto de contribuyentes, la obligación de declarar dependerá de si tienen un solo pagador y superan los 22.000 euros anuales, o si, teniendo dos o más pagadores, sus ingresos exceden los 15.000 euros anuales, con rentas adicionales por encima de 1.500 euros.

Modificaciones legales pendientes

La implementación de esta ventaja fiscal se incluirá en el próximo proyecto de Presupuestos Generales del Estado, como parte de una modificación del reglamento del IRPF. Esta modificación busca adaptar las retenciones a la realidad de los contribuyentes afectados, evitando retenciones innecesarias y asegurando que no paguen más de lo debido.

Impacto de la medida

Esta rebaja fiscal no solo implica una disminución significativa en las retenciones para millones de trabajadores y pensionistas, sino que ejemplos proporcionados por la ministra Montero ilustran cómo esta medida reduciría las retenciones aplicadas a diferentes perfiles de contribuyentes, como en el caso de una madre soltera trabajadora, donde las retenciones disminuirán en un 27% respecto a 2018.

 Los beneficiarios de esta medida tendrán que estar atentos a su aplicación efectiva en la próxima campaña de la Renta y proceder según lo establecido para garantizar su correcta aplicación.