Reformas en la gestión de las bajas laborales propuestas por el gobierno para 2024

Elma Saiz, Ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones
Elma Saiz, Ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

Mayor colaboración con mutuas en incapacidades temporales

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, liderado por la ministra Elma Saiz, ha anunciado importantes reformas que podrían transformar el manejo de las bajas laborales a partir de 2024.

Una de las propuestas más destacadas es la intensificación de la colaboración entre los servicios públicos de salud y las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social. Este enfoque se centrará principalmente en las bajas por contingencias comunes de origen traumatológico, buscando optimizar la atención a los pacientes a través de recursos ya existentes en las mutuas.

Esta iniciativa se alinea con recomendaciones previas del Pacto de Toledo y del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, subrayando un esfuerzo por mejorar la eficiencia sin alterar la naturaleza pública del sistema sanitario. La responsabilidad del alta médica permanecerá dentro del ámbito de la sanidad pública, asegurando que la decisión final sobre la recuperación del trabajador siga siendo competencia del médico de la Seguridad Social.

Impacto de las bajas laborales en la jubilación anticipada

Además, el Ministerio está trabajando en establecer un nuevo procedimiento para la aplicación de coeficientes reductores que permitirían la jubilación anticipada basada en criterios objetivos. Entre estos criterios, se considerará la incidencia, persistencia y duración de las bajas laborales, así como las incapacidades permanentes o fallecimientos.

Este enfoque sugiere un cambio significativo en cómo se valora el historial de salud de los trabajadores al momento de solicitar la jubilación anticipada, reconociendo el impacto que las bajas laborales prolongadas pueden tener en la capacidad laboral a largo plazo de un individuo.

Al delegar ciertos aspectos del proceso a las mutuas colaboradoras, se busca aprovechar sus recursos sin comprometer las garantías de confidencialidad y consentimiento informado que ofrece el sistema de salud pública.

Simultáneamente, al considerar el historial de bajas laborales para la jubilación anticipada, se abre un debate sobre cómo valorar equitativamente la contribución laboral y las necesidades de salud de los trabajadores en sus años previos a la jubilación.

Estas reformas, pendientes de aprobación, marcarán un precedente importante en la política de seguridad social y laboral en España.