Las nueve cualidades de la gente segura de sí misma

En este texto original de Dharmesh Shah, Fundador de HubSpot se nos desglosa las nueve cualidades de la gente segura de sí misma, y no son las que se esperan.
gente con confianza
gente con confianza Nos han encantado este artículo de Dharmesh Shah, el fundador de HubSpot y os lo traemos para que lo disfrutéis tanto como nosotros. que tengáis un buen día :-)

 

Las nueve cualidades de la gente segura de sí misma

  Lo primero es lo primero: La confianza no es jactancia, arrogancia o, ni una pretensión manifiesta de valentía. La confianza no es un esfuerzo temerario dirigido a los demás para mostrar confianza en sí mismo. La confianza es tranquila: es una expresión natural de capacidad, experiencia y autoestima. Tengo la suerte de conocer a un número de personas que realmente están seguros de sí mismos. Muchos de ellos trabajan conmigo en HubSpot, otros son fundadores de sus propias empresas, algunos de los cuales he conocido a través de mi actividad de inversión ángel. Pero la mayoría son personas que he conocido a través de mi carrera y que trabajan en una variedad de industrias y profesiones. No es de extrañar que todos ellos compartan una serie de cualidades:

1. Ellos toman una posición no porque piensan que siempre tienen la razón... sino porque no tienen miedo a equivocarse.

La gente arrogante y engreída tiende a tomar una posición y luego alardea, bravuconea, y hace caso totalmente omiso de las opiniones o puntos de vista diferentes a los suyos. Saben que tienen razón, y quieren (en realidad necesitan) que también lo sepas. Su comportamiento no es un signo de confianza, sin embargo, sino es el sello de que son matones intelectuales. A las personas verdaderamente seguras no les importa haberse equivocado.  Piensan que averiguar cuál es la opción correcta es mucho más importante que tener la razón. Y cuando se equivocan, son lo suficientemente seguros para dar marcha atrás con gracia. Las personas verdaderamente seguras a menudo admiten que están equivocados y que no tienen todas las respuestas, los matones intelectuales nunca lo hacen.

2. Escuchan diez veces más de lo que hablan.

Alardear es una máscara de la inseguridad. Las personas verdaderamente seguras son tranquilas y sin pretensiones. Ellos ya saben lo que piensan, quieren saber lo que tú piensas. Entonces hacen preguntas abiertas que brindan a la gente la libertad de ser reflexivos e introspectivos: te preguntan qué haces, cómo lo haces, qué te gusta de ello, qué aprendiste de ello... y qué deben hacer si se encuentran en una situación similar. Las personas verdaderamente seguras se dan cuenta de que saben mucho, pero desean saber más... y saben que la única manera de aprender más es escuchar más.

3. Mueven el foco para que brille sobre los demás.

 Quizás es verdad que hicieron la mayor parte del trabajo. Tal vez lo que realmente hicieron es superar los principales obstáculos. Tal vez sea cierto que se convirtieron un grupo de individuos dispares en un equipo de muy alto rendimiento. A las personas verdaderamente seguras no les importa, o al menos no lo demuestran. Dentro de sí están orgullosos, y así debería ser. Las personas realmente seguras no necesitan la gloria, saben qué es lo que han logrado. No necesitan la validación de los demás, porque la verdadera validación viene de dentro. Y entonces se paran a la distancia y celebran sus logros a través de los demás. Se paran detrás y dejan que los demás brillen: una inyección de confianza que ayuda a esas personas a volverse realmente seguros, también.  

 4. Piden ayuda libremente.

Mucha gente siente que pedir ayuda es un signo de debilidad, que implícita en su solicitud está su falta de conocimiento, de habilidad o de experiencia. La gente verdaderamente segura de sí misma es lo suficientemente segura como para admitir una debilidad. Así que a menudo piden ayuda a los demás, no sólo porque son lo suficientemente seguros para admitir que necesitan ayuda, sino también porque saben que cuando buscan ayuda hacen un gran cumplido a la persona a quien se la piden. Decir "¿me puedes ayudar?" muestra un gran respeto por la experiencia y el buen juicio de ese individuo. De lo contrario, no se la pedirían.  

5. Piensan: "¿Por qué yo no?"

Muchas personas sienten que tienen que esperar: Para ser promovidos, para ser contratados, para elegir, para ser elegidos... como el viejo cliché de Hollywood, de alguna manera ser descubiertos. Las personas verdaderamente seguras saben que el acceso a las buenas probabilidades de éxito es casi universal. Pueden conectarse con casi cualquier persona a través de los medios sociales. (Todo el mundo conoce a alguien a quien deberías conocer.) Saben que pueden conseguir su propia financiación, crear sus propios productos, construir sus propias relaciones y redes, elegir su propio camino: pueden optar por seguir cualquier curso que deseen. Y en voz muy baja, sin llamar la atención sobre sí mismos. Salen y hacen.  

 6. No rebajan a otras personas.

En términos generales, las personas a quienes les gusta el chisme, que les gusta hablar mal de los demás, lo hacen porque esperan verse mejorpor comparación. La única comparación que una persona realmente segura hace es con respecto a la persona que era, y con respecto a la persona en la que aspira a convertirse algún día.  

7. No tienen miedo de parecer tontos...

Correr en ropa interior es, sin duda llevar las cosas a los extremos... pero cuando estás realmente seguro, no te importa a veces estar en una situación que no es la mejor para ti. (Y, por extraño que parezca, la gente tiende a respetarte más cuando lo haces, no menos.)  

8. Y se hacen cargo de sus errores.

La inseguridad tiende a originar artificialidad, la confianza genera sinceridad y honestidad. Es por eso que la gente realmente segura admite sus errores. Son amigos de sus meteduras de pata. No les importa ser un ejemplo amonestador.  No les importa ser una fuente de risa: para los demás y para sí mismos. Cuando estás realmente seguro, no te importa a veces "verte mal." Te das cuenta de que cuando eres auténtico y sin pretensiones, la gente no se ríe de ti. Se ríe contigo.  

 9. Sólo buscan la aprobación de las personas que realmente importan.

¿Dices que tienes 10.000 seguidores en Twitter? Bien. ¿20.000 amigos en Facebook? Genial. ¿Una red profesional y social de cientos o incluso miles? Eso es genial. Pero eso palidece en comparación con ganar la confianza y el respeto de las pocas personas en tu vida que verdaderamente importan. Cuando nos ganamos su confianza y respeto, no importa a dónde vayamos ni qué intentemos, lo hacemos con verdadera confianza: porque sabemos que las personas que realmente importan son las que verdaderamente nos siguen.  

Original de Dharmesh Shah (Linkedin), 9 Qualities Of Truly Confident People.