Cierre Inesperado de Centros de Estética Dorsia en Cataluña Deja Tratamientos Inacabados y Clientes Desamparados

Exterior de la clínica Dorsia de Badalona
Exterior de la clínica Dorsia de Badalona

Clientes Afectados por el Cierre Repentino de Centros Estéticos

Clientes de los centros de estética Dorsia en Cataluña, específicamente en las oficinas de Manresa y Badalona, se han enfrentado recientemente a una sorpresa desagradable, las puertas de estas clínicas cerradas de la noche a la mañana.

Esta situación ha dejado a muchos con tratamientos ya pagados e inacabados, creando un estado de incertidumbre y frustración. Este incidente sigue a un cierre similar de los centros Ideal hace unas semanas, señalando una tendencia preocupante en el sector.

Pasos Legales para Clientes Afectados

Ante esta situación problemática, es crucial que los clientes afectados conozcan sus derechos y los pasos legales que pueden tomar. Aquí están las tres acciones clave para reclamar en casos como este:

  • Recopilación de Documentos: La primera y más importante etapa es recopilar toda la documentación que acredite la relación con la clínica, incluyendo contratos y facturas. Esta documentación es fundamental para respaldar cualquier tipo de reclamación.

  • Reclamación Escrita: Se debe presentar una reclamación por escrito a la clínica. Dado que las instalaciones han cerrado, la notificación debe enviarse al domicilio social que conste en su página web y en el registro mercantil.

  • Acciones en Caso de Mala Praxis: Si se ha sufrido mala praxis, es necesario reclamar ante el departamento de consumo de la comunidad autónoma, así como contra la compañía de seguros de la clínica. Las reclamaciones deben incluir tanto los daños sufridos por no haber finalizado el tratamiento como por el dinero pagado y no aprovechado.

Consideraciones Financieras Importantes

Tratamientos Financiados por Bancos: Si el tratamiento se ha financiado a través de un banco, normalmente se firma con un préstamo vinculado. En este caso, es esencial dirigir un escrito fehaciente al servicio de atención al cliente de la entidad financiera solicitando la anulación del préstamo por no haberse prestado el servicio. Es crucial exigir que se detenga el cobro de los recibos, ya que al no cumplirse lo pactado, este crédito deja de ser exigible.