Reclamación de gastos hipotecarios: una oportunidad para hipotecas de hace 20 años.

Reclamación de gastos hipotecarios.
Reclamación de gastos hipotecarios.

La posibilidad de reclamar los gastos hipotecarios abusivos se ha convertido en un tema relevante para aquellos que contrataron hipotecas antes de 2019. Incluso las personas cuyas hipotecas fueron firmadas hace 20 años están en posición de solicitar la devolución de estos gastos al banco.

¿Quiénes pueden reclamar?

Cualquier persona que haya firmado su hipoteca antes de junio de 2019, fecha en la que entró en vigor la Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario, puede solicitar la devolución de ciertos gastos asociados a la formalización de su hipoteca. Esta legislación puso fin a la práctica abusiva de cargar al cliente gastos como notaría, registro, gestoría y otros asociados a la firma del contrato hipotecario.

Gastos reclamables y procedimiento

Los afectados pueden reclamar la totalidad de los gastos pagados, con la excepción de los gastos notariales, de los cuales solo es posible reclamar el 50%. Además, en casos donde se aplicó una comisión de apertura, esta también es reclamable junto con los intereses legales acumulados desde la fecha del pago.

¿Y las Hipotecas de 20 Años?

No existe un plazo máximo para iniciar la reclamación de estos gastos. Una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) estipula que los afectados por cláusulas abusivas pueden iniciar la reclamación una vez que tomen conocimiento de su situación. Por lo tanto, incluso las hipotecas firmadas hace 20 años están sujetas a reclamación si se pagaron los gastos ahora considerados abusivos.

Pasos para la reclamación

El proceso comienza con la presentación de una reclamación formal ante el banco, para lo cual es imprescindible disponer de las facturas de los gastos incurridos. Si la respuesta del banco es negativa, o no se recibe respuesta, los afectados pueden recurrir a los tribunales para continuar con su reclamación.

La posibilidad de reclamar los gastos hipotecarios abre una ventana de oportunidad para miles de consumidores que, incluso después de dos décadas, pueden recuperar cantidades que oscilan entre los 1.500 y 3.000 euros de media. Este proceso, aunque puede requerir eventualmente de acción legal, representa un paso importante en la defensa de los derechos de los consumidores frente a prácticas bancarias abusivas. La tenacidad y el conocimiento de los procedimientos son clave para el éxito de estas reclamaciones.