thevault-cafeteria-sin-empleados

No es la primera vez que te hablo sobre alguna cafetería que experimenta con la forma de pago. No hace mucho te mencione una en Francia que cobra más a los clientes mal educados. Esta vez vemos otro innovador ejemplo de la mano de ‘The Vault’, una pequeña cafetería que no tiene empleados, por lo que cada cliente es el encargado de realizarse su propio café y mostrar un poco de honestidad en el momento de pagar.

Situada en la ciudad norte americana de Dakota del norte, esta curiosa cafetería ha sido montada en el local donde antiguamente había un banco local, lo que le da un ambiente único. Pero su mayor peculiaridad reside en que no tiene camareros que atiendan a la clientela, ni siquiera a la hora de pagar. La cafetería sirve todo su inventario gracias a una máquina de café Keurig K-Cup y un tirador de cerveza, que junto con otras bebidas refrescantes y aperitivos envasados ​​individualmente, completan el menú.

Los clientes simplemente toman lo que quieren y comprueban su precio final mirando el tablero de precios.Posteriormente, deben introducir el pago en una ranura en la caja de la honestidad. Se admite dinero en efectivo, cheques, o tarjetas de crédito.

Probablemente te estés preguntando, ¿qué pasa con el cambio en caso de pagar en efectivo? Pues el caso es que en este establecimiento no se necesita cambio exacto. Cada cliente decide si quiere redondear su factura al alta o a la baja, o incluso no pagar nada en absoluto.

Aunque la cafetería dispone de cámaras de seguridad, no existe otro incentivo, más que la buena fe, para animar a sus clientes a ser honestos. En el siguiente vídeo puedes aprender algo más sobre el concepto:

Según los responsables de la cafetería, la clientela paga una media del 15% por encima de los precios estipulados, esta cifra final tiene en cuenta aquellas personas que quizá no paguen nada por necesidad o por deshonestidad. Por lo que al final, no solo se ahorran en personal, sino que reciben más dinero y además tienen un poderoso gancho promocional que lo convierte en un local único y sobretodo diferente a los demás.

 
¿Podría este modelo de “pago sin supervisión” ser aplicable a otros lugares comerciales? ¡Anímate!

Web: thevaultvalleycity.com