Cinco consejos para jóvenes emprendedores

Los cinco consejos que me daría a mi mismo si me encontrara con mi yo emprendedor de 21 años.

Hace 12 años realicé mi primera incursión en el mundo empresarial. La empresa se llamaba MCSETutor.com (que más tarde cambió de nombre al igualmente obtuso 2000Tutor.com) y, si bien no fue un gran éxito en la era de las puntocom, acabamos vendiéndola con un pequeño beneficio.

Ahora, cuando miro hacia esos días, me impresiona descubrir lo poco que sabía entonces sobre lo que significaba ser emprendedor. Como seguramente a cualquier empresario le gustaría hacer, daría cualquier cosa por poder dar un salto hacia atrás en el tiempo de 12 años y tener una charla con mi yo de 21.  Como no puedo hacerlo me gustaría compartir algunas lecciones con el máximo numero de jóvenes empresarios como pueda. He expuesto mis ideas en un gran número de Universidades y otras organizaciones para jóvenes emprendedores. Me encanta darme cuenta durante las lecciones de que mi experiencia dista mucho de ser completa y aún me quedan muchas lecciones que aprender. Sin embargo, quiero compartir cinco cosas que me diría a mí mismo si pudiera retroceder a 1997 y poder tomar un café conmigo mismo (sí, si, ya sé que suena raro).

1 – Arríesgate lo máximo posible en el comienzo de tu vida.Mi decisión cuando tenía esa edad era elegir entre trabajar en banca de inversión o iniciar una empresa con algunos amigos. En ese momento iniciar una empresa parecía el camino más arriesgado, lo cual creo que fue el motivo principal por el que elegí esa opción. Yogi Berra solía decir que cuando te encuentres con una bifurcación en el camino cógela, a mi me gustaría añadir que cuando te encuentres con una bifurcación en el camino, elige el sendero más arriesgado.

No estoy hablando de riesgos estúpidos. Me refiero más bien a riesgos inteligentes y calculados. Mira, en algún momento de tu vida tendrás hijos y una hipoteca y una esposa a la que quizás no le entusiasme tus locas idea de negocio. Pero cuando uno es joven por lo general no existen ninguna de estas cosas. Lo que significa que puedes arriesgarse al máximo. Por favor, hazlo. Te prometo que no te arrepentirás.

2 – Céntrate en los fundamentales.Hay cosas que sabes que probablemente harás el resto de tu vida. Leer, hablar, escribir, etc. Consigue ser realmente bueno en esas cosas cuando seas joven. Cuando uno es joven se suelen tener mucho más tiempo disponible. Dios mío, pienso en los miles de horas que perdí cuando estaba en la Universidad…

Toma un poco de ese tiempo y utilízalo para desarrollar habilidades que te harán más eficaz y productivo el resto de tu vida. Aprender a escribir más rápido (me impresionó David Allen cuando me dijo que esto le había ahorrado miles de horas durante su vida). Práctica diversas técnicas de lectura rápida (puedes acceder a un curso online aquí). Pon a punto tus habilidades para hablar en público. Más tarde en tu vida cuando seas un ejecutivo muy ocupado, la conciliación de la vida personal y laboral será dura y tendrás menos tiempo para dedicar a estas cosas. De esta forma, si asimilas estas habilidades cuando eres joven te podrás beneficiar de ellas toda la vida.

3 -Rodéate de personas que esperen que consigas grandes logros en la vida. Dos citas han tenido una tremenda influencia en mí en esta parte de mi vida.

“Eres el promedio de las cinco personas con las que pasas más tiempo.”-Jim Rohn

“La calidad de tu vida es un reflejo directo de las expectativas de la gente que te rodea”-Tony Robbins

En pocas palabras, si usted quiere tener éxito rodearte de gente que a) están teniendo éxito y b) esperan que tú también lo tengas. Ese simple consejo hará más por ti que cualquier otro en el que pueda pensar.

Tengo suerte de creer en esto. He comprendido esta verdad en torno a los 27 años. Algunas personas no lo comprenden hasta más tarde en al vida. Algunas otras nunca lo hacen. Si puedes darte cuenta de esto a los 21 años irás muy por delante en la carrera de la vida. Que las personas que te rodean sean colegas, mentores, etc es lo menos importante. Lo más importante es que las personas que están alrededor tuyo esperen que hagas grandes cosas con su vida. Servirán como un empuje que literalmente te lance a hacia logros importantes.

4 – Persigue tu felicidad (Follow your bliss). Esta frase es original (creo) de Joseph Campbell. Básicamente significa hacer algo que te apasione. Había oído este consejo un millón de veces. Pero creo que tuve un punto de inflexión fue cuando estaba leyendo el excelente libro de Keith Ferrazzi “Nunca comas sólo”. En ella, habla sobre el concepto de la “llama azul”, que él define como “una convergencia de la misión y pasión basada en una auto-evaluación realista de sus capacidades.” Luego se pasa a describir el concepto de la llama azul de Joseph Campbell.

Después de su graduación, (Campbell) se mudó a una cabaña en Woodstock, Nueva York, donde durante cinco años, no hizo otra cosa más que leer desde las nueve de la mañana hasta las seis o siete de cada noche durante cinco años.

No estoy diciendo que te encierres en una cabaña y leas durante cinco años. Lo que realmente quiero decir es que, en palabras de Steve Jobs, debes despertar y darte cuenta de que si lo que vas a hacer hoy es lo mismo que quieres hacer el resto de tu vida eres una persona increíblemente feliz (puedes acceder al discurso de Steve Jobs en Stanford haciendo clic aquí). O, dicho en palabras de Campbell:

“Si sigues tu felicidad, te pones en una especie de camino que ha estado allí todo el tiempo, esperándote, y la vida que debe ser vivida es la misma que estás viviendo.”

5 -Da un gran corte de mangas a las buenas o malas opiniones de los otros. A los 21 habrá gente que te dirá que debes escribir tu currículum. Ganar experiencia trabajando durante un año en un gran empresa o (mi favorita) “ser un doctor o un abogado” (mis disculpas a todos mis amigos médicos y el abogados.. Dios los bendiga y definitivamente la mayoría de las personas les necesitan!). Estas personas (a menudo familia y amigos cercanos) tienen buenas intenciones. Ellos aconsejan lo que piensan que es mejor para usted. Sin embargo, aunque estos consejos son dados con buena voluntad, a menudo son también consejos equivocados.

La gente que realmente cambia el mundo no les importa demasiado lo que la gente piensa de ellos. Pueden tener un círculo de personas íntimas a las que suelen acudir en busca de consejo, pero no dejan que las opiniones de la mayoría de las personas influyan en ellos en sus decisiones. Liberarte de la presión de tener que ganar la aprobación de los demás libera una enorme cantidad de tiempo y energía para concentrarse en tratar de ser quien realmente eres, no lo que otras personas quieren que seas. Seamos sinceros, si te enfocas en el derecho / medicina / trabajo en una gran empresa / etc porque otras personas quieren que lo hagas no es del todo cierto que no vayas a ser feliz. La realidad es que lo que serás es completamente miserable. Sin duda. No existen las excepciones.

Me afectaban demasiado las opiniones que tenían los demás sobre mí a los 21 años. De hecho, todavía me afectan hoy a los 33. Creo que la diferencia es que cuanto mayor me hago más consciente soy de quien soy y es más fácil pasar por encima de estas opiniones. Empieza pronto a hacerlo en la vida y no te arrepentirás. Además, ello hace la vida mucho más interesante. Por cierto, si quieres un ejercicio para ayudarte no prestar atención a las opiniones de los demás prueba éste de Tim Ferriss:

… Simplemente túmbate en medio de un lugar público lleno de gente. La hora del almuerzo es ideal. Puede ser una lugar muy concurrido, un Starbucks, o un restaurante popular. No hay ninguna técnica. Simplemente tumbarse y permanecer en silencio en el suelo durante unos diez segundos, y luego levantarse y continuar con lo que estaba haciendo antes.

Fantastico.

Fuente: Este texto es una traducción de ” The 5 Things I’d Tell My 21 Year Old Entrepreneurial Self” obra de Jon Bischke y publicado en el blog JonBischke.com el 24 de Abril del 2009