En un mundo tan tecnológico y moderno como el que vivimos, es difícil no lanzar tu negocio en el mundo digital. No importa si tienes una o más tiendas, si quieres compartir contenido de interés, lo más importante es que tu página llegue a todos los internautas que quieras alcanzar.

Pero, ¿cómo lograrlo? ¿Qué herramientas necesito? ¿Cuál es la mejor forma de que mi sitio web sea exitoso? Para ello uno de los primeros pasos es tener un buen hosting. Con palabras sencillas, el hosting no es más que el espacio donde se aloja un sitio web para que cualquiera pueda verlo en Internet.

Lo primero es crear tu página web, esto es la base de todo lo demás. Una de las herramientas más populares en ese ámbito es WordPress, donde tienes varias plantillas gratuitas y puedes ir mejorando de acuerdo a lo que vayas queriendo lograr. Existen muchas compañías que se dedican al hosting page, web hosting, alojamiento de web, vosotros llamadlo como queráis, todos los términos responden a la misma idea de buscarle a tu página una casa.

Un sitio web es muy parecido a una casa como hemos comentado, por ello necesita un terreno u ordenador, en este caso, donde almacenarse. La diferencia es que el ordenador donde guardas tu página debe estar siempre encendido, si quieres que esté disponible en todo momento.

A diferencia del ordenador que normalmente usamos en nuestras casas, para un sitio web necesitamos una máquina que esté conectada a Internet a través de una red que tenga un ancho de banda más amplio que las típicas conexiones domésticas. Y sobre todo que esté plenamente operativa las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Mi consejo es que contactes directamente con el proveedor de hosting que más confianza te dé y pídele consejos sobre cuál pudiera ser la mejor opción para tu caso concreto. Sencillo, ¿a qué sí? Uno de los proveedores de hosting que más me gusta es Hostinger, es el que nos ha parecido más completo de los que he probado personalmente y también de dentro de los proveedores de hosting más baratos y de calidad que existen.  Incluso el mismo especialista de hosting puede ofrecerte distintos tipos o paquetes de hosting (compartido, dedicado, VPS, etc.) y distintas opciones con más o menos GBs de espacio o de transferencia, más o menos CPUs, entre otras, según tus necesidades.

Y te preguntarás, ¿por qué necesito un hosting para mi página? Es muy fácil, esto mejorará tu posicionamiento en internet dentro de las búsquedas que hagan los internautas con relación a tu negocio o web. Es también lo que se conoce como SEO, Search Engine Optimization por sus siglas en inglés. El SEO no es otra cosa que optimizar un sitio web para mejorar su posición en los resultados obtenidos por los motores de búsqueda. Es otras palabras, intentar que tu sitio web salga la primera cuando los usuarios busquen en Google, Bing, etcétera.

Igualmente, el SEO puede aplicarse a nivel de los contenidos de un portal para mejorar la utilidad de estos y así volverlos más relevantes para los usuarios. Es lógico entonces que para poder tener un SEO que verdaderamente esté optimizado y cumpla su objetivo, debemos contar con un hosting page de calidad.

No importa si el diseño de tu página es muy bueno o de gran calidad, que tu estrategia de marketing sea de las mejores, que el contenido de tu web enamore y aporte información a los usuarios, todo esto llega a ser irrelevante si tu web no funciona de forma correcta por no tener un buen web hosting. Es por ello, que siempre debes adaptar el crecimiento de tu web, con el servicio hosting que estés utilizando.

Es por eso que me parecieron muy buenas las opciones de Hostinger pues al tener diferentes paquetes de servicios, pues puedes escoger el que más se acerque a tus necesidades de negocio. Por supuesto otros ofrecen servicios similares, pero en mi comparativa Hostinger resultó tener una mayor estabilidad y calidad en el servicio.

 Si vas a crear una página web nueva como una idea de proyecto personal o profesional, empieza por un paquete de hosting básico.

Si ya tienes una web y empieza a ser algo verdaderamente “bueno”, debes empezar a considerar un paquete de hosting intermedio que pueda ayudar el crecimiento de tu web.

Si tienes un negocio online o tienes un buen número de visitas, la lógica indica que es hora de que contrates un paquete de hosting premium.

 Si tienes un negocio online potente o ves que tu sitio tiene muchas visitas, el mejor consejo es tener un hosting empresarial, y en función del crecimiento pensar incluso en algo mejor.

Conclusión, crea tu página y busca TU proveedor de hosting  (por precio, por espacio web, por tráfico mensual, entre otras) el que más cumpla todas tus necesidades, ese siempre será el mejor, así de simple.