idea.accion

El objetivo que tenemos en Teinspira es la de inspirarte para que identifiques ideas que te ayuden a emprender o innovar un proyecto que pueda mejorar tu vida en general. Pero si no existe una acción detrás de cada idea, esta no sirve de mucho.

Los pensamientos permanecen en el ámbito mental mientras que los resultados ocurren en un ámbito físico. Sin acción el pensamiento, ideas o proyectos no producen resultados y eso es lo que diferencia la creatividad de la innovación.

La acción es el único antídoto ante la confusión del comienzo de cada proyecto y las dudas cotidianas como:

  • ¿Qué es lo que me impide pasar a la acción?:
  • ¿Cómo lo debería hacer?
  • ¿Por dónde empezar?
  • ¿Miedos que me limitan?
  • ¿Salir de mi zona de confort?
  • ¿No saber cuál es el mejor momento?

La única respuesta a esta situación de confusión es el famoso “Just do it” o “simplemente hazlo”. A continuación te dejo unos cuantos consejos que quizás pueden ayudarte a pasar de la idea a la acción:

  • Planifica lo que te hace falta hacer
  • Planifica lo que vas a hacer durante cada hora de tu día
  • Separa lo que hay que hacer en la mayor cantidad de pequeños pasos que puedas
  • Ten un lugar ordenado y organizado para realizar tu proyecto
  • Interioriza tus objetivos y el plan de acción para llevarlos a cabo
  • Reconoce y honrar tu propio estilo para hacer las cosas
  • Tomate un descanso cada cierto tiempo
  • Toma decisiones
  • Realiza primeramente la tarea más difícil y así sucesivamente.
  • Pide ayuda cuando lo necesites
  • Utiliza todos los recursos internos y externos que tengas para pasar a la acción
  • Concéntrate exclusivamente en lo que hay que hacer y en lo que se está haciendo. PRESENTE.
  • Reconoce cada pequeño logro.

Recuerda que todas las personas (a diferente nivel) han pasado, pasan y pasaran por este proceso de acción emprendedora. Tener problemas, equivocarse y frustrarse es completamente normal, así que coge aire, cálmate y realízate las siguientes preguntas que quizás te ayuden a saltar el bache:

  • ¿En qué objetivo estoy detenido?
  • ¿Qué o quién puede ayudarme a salir?
  • ¿Qué necesito hacer?
  • ¿Cómo mejoraría mi vida si lo logro?
  • ¿Cómo podría empezar?
  • ¿Qué podría hacer hoy que me acerque a mi objetivo?
  • ¿Que podría hacer esta semana?
  • ¿Que podría hacer durante este mes?

Pasar de la idea a la acción

Una cosa es encontrar las ideas y otra cosa es transferirlas a acciones en la vida diaria. Podemos identificar miles de ideas pero si no las intentamos aplicar  y convertirlas en realidad, no sirven de nada. Me gustaría compartir a continuación cuatro principios para convertir las ideas en acciones y acciones en hábitos:

1. Domina el contenido.

Esto quiere decir que debemos analizar y entender la idea y su concepto. Redefine la idea lo más detalladamente posible y no esperes más para ponerla en práctica. ¡HAZLO YA!

  • Práctica: Empieza a practicar con el tema, el aprendizaje a través de la práctica es bastante efectivo. Ir creando hábitos diarios de acción, aunque sean pequeños. De hecho es mejor que te centres en pasos pequeños que te ayuden a realizar lo que está dentro de tus posibilidades. De ahí el famoso refrán;  “empieza haciendo lo posible y acabaras haciendo lo imposible”. Se trata de que todos los días des un pasito hacia delante, cada día dejar algo del proyecto hecho.
  • Discute: Para ir mejorando es positivo hablar con amigos o familiares sobre lo que estás haciendo. Comparte tus pensamientos sobre el proyecto hasta que te salga natural.
  • Enseña: No hay mejor manera de entender algo que a través de la enseñanza.

2. Domina tus habilidades.

Una vez dominando el contenido, debes tratar de practicar, practicar y practicar. Hacer una vez no es suficiente, tienes que interiorizar el hábito, convertirlo en algo casi automático. Si tu proyecto requiere de habilidades que no posees debes de empezar a cubrirlas con la práctica.

3. Incrementa tu motivación.

Tienes que desear el cambio. Tienes que salir del pensamiento totalmente pasivo del “sería bueno cambiar” a una acción activa de buscar oportunidades para el cambio, aunque no sepamos por dónde empezar. Estar perdido es parte de la experiencia y del proyecto.

  • Celebrar y no buscar la perfección: En todo momento que crees un hábito y conviertas una idea en acción, ¡celébralo!, es una pequeña gran victoria. Y recuerda que para ir mejorando, tiene más valor ir en la buena dirección que buscar la constante perfección.
  • Promociónate: Comenta a los demás tus proyecto; lo que estas intentando hacer, lo que estás haciendo y porqué, así como tus objetivos. Consigue que la presión social trabaje a tu favor.
  • Recuerda el pasado y céntrate en las recompensas: Recuérdate con frecuencia la razón por la que estás intentando cambiar y enfócate en los beneficios (en tu vida) que vas a obtener con el cambio. Y por otro lado, compara esos pensamientos positivos con lo que va pasar si vuelves a los viejos hábitos.

4. Mantente siempre activo y desafíate.

No pares de estimularte en todo momento o corres el peligro de volver a tus viejos hábitos. Intenta no perder la oportunidad de probar algo nuevo y desafíate a ti mismo para de esta manera seguir activo y mejorando.

  • Reserva tiempo: Otra manera es reservar una hora del día para identificar problemas y también éxitos. Cuándo identifiques un éxito, celébralo, cuando identifiques un problema, aplica tus nuevas habilidades.
  • Crea un papel con trucos y léelo a diario.
  • Lleva notas para acordarte de desarrollar tus ideas.
  • Lo importante es no perder el enfoque para lograr que tus deseos de cambio SE HAGAN REALIDAD.

Puntos importantes para mentalizarnos a actuar

1-      La idea no lo es todo: Habitualmente tiene más valor el camino y la experiencia que la idea inicial. Además la idea inicial con mucha probabilidad cambiará y evolucionará según vayamos avanzando.

2-      Elimina los frenos: Ya sean educacionales, culturales, familiares… en muchos casos no actuamos por la mentalidad que tenemos arraigada, perdiendo así muchas oportunidades.

3-      ¿Todo está inventado? No, todo está por hacer: Las grandes innovaciones de las que disfrutamos hoy día, básicamente centradas en Internet y en las nuevas tecnologías no existían hace 10 años o menos. Todo está por nacer y las oportunidades son infinitas.

4-      Pese a la crisis, el mundo está lleno de oportunidades: En época de crisis es cuando más oportunidades existen. Estate alerta y sobre todo sigue preparándote y aprendiendo.