hoja-artificial

La importancia de la fotosíntesis para la supervivencia de todos los seres vivos se advierte en la capacidad de este proceso para convertir una fuente de energía renovable y limpia, como la luz, en energía química útil. Aunque no es la primera vez en la historia que se intenta realizar la fotosíntesis de forma artificial,  parece que esta vez estamos hablando de algo más que un simple “intento”.

Se trata de una tira de silicio recubierta con compuestos metálicos de bajo costo – un catalizador de fosfato de cobalto que estimula la creación de oxígeno, y una aleación de níquel y zinc que hace lo mismo para el hidrógeno. El proceso sólo consume la energía que recibe del sol, algo que fue poco eficaz cuando se probó la primera vez, en 2008, pero que parece que ahora mejora a la propia naturaleza, aprovechando el 7% de la luz recibida (las hojas de las plantas solo aprovechan el 1%). Aquí tenéis el vídeo del reportaje:

El objetivo es que con dos botellas de agua se pueda proporcionar energía para un hogar con una fuente de alimentación de 100 vatios constante, con suficiente hidrógeno embotellado y oxígeno para alimentar la casa durante el día y la noche.

Electricidad inalámbrica, una forma de generar hidrógeno, un combustible extremadamente poderoso que, si este invento continúa desarrollándose, permitirá olvidar las fuentes de energía actuales. Una vez conseguido el hidrógeno podría combinarse con CO2 para producir el tipo de combustibles líquidos con los que estamos más familiarizados (gasolina o diesel), aunque para realizar ese proceso será necesario avanzar más en la idea.

Sin duda, se podría tratar de una revolucionaria forma de generar energía en el futuro.