motorolla,contrasenas -pildora

Hace unos meses, la marca Motorola, recientemente adquirida por el gigante Google, presentaba en la conferencia D11 de tecnología un prototipo de píldora que actuaría a modo de contraseña para los aparatos electrónicos que necesiten una.

Básicamente la píldora transformaría el cuerpo del usuario en un transmisor gigante de contraseñas, vamos que serviría como un identificador de la identidad.

El prototipo ha sido construido por la empresa de tecnológica Proteus Digital Health. En su interior contiene un pequeño chip, este chip tiene la capacidad de encenderse o apagarse mediante el propio ácido del estómago.

Por lo tanto,  para qué funcione simplemente bastaría con ingerir la píldora y esta se activaría al llegar al estómago emitiendo una señal de 18 bits, que daría acceso a cualquier aparato electrónico externo compatible. Ya fuese un teléfono, ordenador o incluso un coche.

Al descomponerse, la señal dejaría de emitirse y habría que volver a ingerir otra nueva para repetir el proceso.

La píldora se podría tomar todos los días durante un máximo de 30.

Mientras que la idea tiene lo mismo de innovadora que de descabellada, tiene el potencial de hacer que los sistemas de verificación actuales queden totalmente obsoletos. Según Dugan, uno de sus desarrolladores,  después de 40 años de computación avanzada seguimos con los mismos sistemas de contraseñas arcaicos que se utilizaban entonces.

Personalmente no veo a mucha gente dispuesta a tragarse una píldora diaria para trasmitir señales desde dentro de su estómago para identificarse, aunque no dudo que esta innovación tiene potencial para derivar en alguna buena futura solución al problema. Veremos…

Otros sistemas innovadores de contraseñas

Dado el caso, vemos brevemente algunos de los actuales sistemas innovadores de contraseñas :

  • Touch ID de Apple, un sensor biométrico que utiliza la lectura de las huellas dactilares como recurso de acceso a los recursos del iPhone 5S.
  • Facebook y Yahoo hicieron repensar el sistema de contraseñas, con opciones que incluyen sensores de voz, retina y más.
  • Nym, una pulsera desarrollada en Tokio, valida la identidad del usuario a partir de su ritmo cardíaco.

Fuente: Proteus Digital Health