kiosko

Foto cortesía de Carlos

El auge de las nuevas tecnologías ha cambiado, entre otras, la manera de consumir prensa y revistas. Hecho que acelera la desaparición del papel como medio editorial. Algo muy temido por los grupos editoriales y empresas colaterales como los quioscos de prensa. Por lo tanto el quiosco de toda la vida se enfrenta a una simple pero difícil situación: reinventarse o morir.

Por otro lado, las compras online obligan a buscar soluciones para recoger los productos enviados cuando el consumidor no está en casa. Os hemos hablado varias veces de empresas que intentar resolver los problemas de mensajería con diferentes soluciones, Ejemplos hay varios: desde  Bufferbox, que deja los paquetes en kioscos situados en lugares públicos,  Farmigo, que los deja en colegios y gimnasios o Cardrops que los deja en los maleteros de los coches. Pero, ¿por qué no utilizar un método que siempre ha funcionado como es la recogida de fascículos en quioscos?.

A raíz de un reciente estudio, el 81% de los consumidores de quioscos creen que son un punto conveniente de recogida de compras realizadas en Internet. Principalmente, por su conveniencia geográfica, horaria y mayor capacidad de resolución ante posibles incidencias.

Aunque el tipo de productos que se han recogido tradicionalmente allí han sido de tipo cultural (revistas, libros, música, etc) no se descarta se puedan ofrecer otros de otra índole. Opciones no faltan, desde electrónica de consumo hasta productos textiles.

No obstante, existen unas limitaciones y unos retos que han de ser considerados y resueltos. En principio, no todas las zonas y poblaciones son idóneas para que los quioscos se reconviertan en puntos de entrega de productos, ya que esto dependería de la demanda. Probablemente lo más adecuado sería que estas iniciativas se desarrollaran en grandes núcleos urbanos.

Además habría que encontrar un modelo de retribución adecuado para los quioscos, un modelo que garantice la fiabilidad en la entrega. Otro de los retos a tener en cuenta sería resolver las posibles limitaciones de espacio de los quioscos como almacenes.

Como veis quedaría limar algunos puntos pero esta opción empieza ya a mostrarse como viable.

 

Fuente: Red.es