restaurante_escondido-tintoreria

A primera vista camuflar o esconder un restaurante dentro de otros negocios o en una casa para que pasen desapercibidos no parece muy buena idea. Pues llevo ya un tiempo encontrándome con numerosos restaurantes de éxito que basan su punto diferenciador en esta innovadora característica.

Es decir, esconden como arma de promoción.

Generalmente se encuentran escondidos en la trastienda y no hay puerta de acceso directamente desde la calle. Estos establecimientos “ocultos” no se publicitan a través de los medios tradicionales, se dan a conocer por el boca a boca, y para entrar es imprescindible que alguien te haya revelado una contraseña o un código secreto.

Son restaurantes reservados a unos pocos comensales a quién ofrecen una experiencia gastronómica diferente en un espacio exclusivo. Este formato de restaurantes, inspirados en los bares prohibidos a principios del siglo XX en Estados Unidos, ya habituales en grandes ciudades cosmopolitas se han puesto de moda en España. Forman parte de un nuevo circuito alternativo donde también encontramos otra modalidad más underground: viviendas particulares transformadas en restaurantes cuyos propietarios son los que cocinan y sirven los platos.

A continuación te dejo unos ejemplos

1. Restaurante tapado como una tintorería

restaurante_escondido-tintoreriaAparentemente parece una tintorería normal y corriente. Si entramos, nos harán quitar la chaqueta y colgarla como si la fueran a lavar. Pero si nos adentramos un poco más, descubriremos un restaurante. “La función principal es la de despistar.

El secretismo que envuelve el local empieza por su nombre, Dontell, es decir, Don’t tell (no se lo digas a nadie). El segundo elemento particular es la forma para entrar: los clientes tienen que venir recomendados por otro cliente o colaborador. Cuando ya han entrado una vez se les ficha mediante control biométrico, así quedan registrados y pueden volver en otra ocasión. La intención es convertirlos en miembros de un grupo que “acabe siendo un club social”. “Nuestra exclusividad no se basa en el potencial económico del cliente, sino en que algún familiar o amigo le proporcione la información necesaria para entrar”, añade. Otra característica de estos restaurantes alternativos es la fórmula que utilizan para llegar a la gente que huye de los canales tradicionales: “Apostamos, decididamente, por el boca a boca. Huimos de la publicidad tal y como se entiende a día de hoy”, sostiene Rodríguez. En el caso de la tintorería Dontell los mismos clientes son sus vendedores: “No hay mejor publicidad que la que no tiene ningún ánimo de lucro. Tu mejor amigo no te vende un restaurante, no tiene necesidad, te recomienda un restaurante desde el prisma de que te conoce, conoce tus gustos y sabe que sabrás apreciarlo”

http://www.gastronomiaycia.com/wp-content/uploads/2009/12/tintoreria_3.jpg

2. Restaurantes en casas privadas

cookapp-cocineros-crean-restaurantes-casaOtra modalidad dentro de esta red de restauración alternativa son los restaurantes underground, instalados en casas particulares donde los mismos propietarios son los cocineros y los camareros. Uno de ellos es el Espai Il.lusió, en Barcelona, un piso donde los hermanos Torres, del restaurante Dos Cielos, ofrecen cenas reducidas para pocos comensales. Otro ejemplo es el del espacio Kokun, donde la pareja formada por Xavi Manero y Montse Moreno, cocinan un día a la semana para servir una cena degustación a sus invitados particulares. Este movimiento de organizar comidas en viviendas privadas empezó hace una década. Un claro precedente son Los Paladares Cubanos, negocios privados autorizados por el gobierno cubano que consisten en que algunas familias abren sus casas a los visitantes para transformarlas en restaurantes. Normalmente habilitan el salón o una de las plantas de la casa con sillas y mesas para acoger a los comensales, a quienes ofrecen una carta no muy amplia que suele ser en castellano y en inglés. Un movimiento gastronómico que está creciendo con fuerza en la isla y que permite a los visitantes degustar comida cubana en estado puro.

Hoy este tipo de cenas o comidas en casas privadas se han extendido en forma de red por Estados Unidos, un ejemplo es el de Cookapp.

 

3. Restaurante clandestino

http://elsemanaldigital.com/Archivos/Image/Restaurantes_Hoteles/Speakeasy-1.jpgUno de los restaurantes de este tipo pioneros en España es el Speakeasy del conocido empresario Javier de las Muelas, un local íntimo encubierto en la coctelería Dry Martini de Barcelona. Entrar es como adentrarse en uno de los locales ilegales en Estados Unidos durante la época de la ley seca. “Hasta su derogación fueron espacios prohibidos, solo se podía acceder a través de una contraseña. Incluso, los líquidos se servían en vasos de café. Aquí empezó el boom de la coctelería, porque los destilados eran muy duros y se empezaron a mezclar con otras bebidas como zumos…”, expone De las Muelas. Speakeasy era el nombre con el que se designaba a estos locales de Estados Unidos y Canadá, o bien porque los camareros pedían a los clientes que hablaran tranquilos (speak easy en inglés) o por la habilidad de sus clientes para hablar del alcohol sin temer que les escucharan las autoridades sanitarias. “Actualmente, hay un movimiento internacional de este tipo de establecimientos que son bares muy pequeños y con una cultura del cóctel muy particular”, señala el empresario.