lapetitesyrah-cobro-por-educacion

El modelo tradicional de cobro en los negocios sueles estar basado en relación a lo que se consume y no según el cliente en particular, ya que supuestamente hay que tratar a todas las personas por igual. Por lo tanto, el hecho de cobrar diferente a unos u a otros es una práctica, como poco controvertida, que puede ser tomada como discriminatoria. Si no que se lo pregunten a la aerolínea Samoair, la cual implementó una arriesgada fórmula para cobrar a los pasajeros según su peso.

Pues siguiendo un modelo de cobro tan polémico como innovador, vemos La Petite Syrah Café, una cafetería en la ciudad francesa de Niza. Su peculiaridad reside en que en ella se cobra más a clientes poco educados o con malas maneras que a los clientes amables.

Para ello, la cafetería dispone de un menú con 3 opciones para pedir un café. En la primera los clientes puede pedir un café incluyendo un “por favor” a un precio de 1.40 euros. Si por un casual se les olvida pedirlo con el “por favor”, el café pasa a costar 4.25 euros. Por último, si el cliente decide exigirlo o pedirlo con malas maneras, este puede costar 7 euros.

Según Fabrice Pepino, uno de sus encargados, la iniciativa empezó como una mera broma, pero al notar las exigencias de los trabajadores estrenados de la zona, pensaron que sería una buena idea de implementarla permanentemente. Comenta también que a raíz de tal curiosa iniciativa los clientes están más relajados, sonríen más y, lo más importante, son más amables.

Además este concepto ha creado mucho movimiento promocional gracias al “boca a boca” por parte de la clientela, con lo que se ha generado una enorme publicidad gratuita hacia el establecimiento.

A modo de opinión personal, os digo que si por mi fuese lo implementaría ya, pero ya, en todos los negocios. Ya que el respeto y la amabilidad hacia los demás debería prevalecer siempre. Si no, pues a pagar, jaja.

Lo que sí es seguro es que esta iniciativa de cobro por educación se podría implementar en muchos negocios de hostelería. Quizás este concepto también podría ser estudiado en sectores con problemas de actitud tales como los servicios de atención al cliente o de trasporte público. ¿Qué piensas al respecto?

Web: lapetitesyrah