Una de cada cinco personas en el mundo no tiene acceso a la red eléctrica en su casa.

¿Sabes que un simple saco de 12 kilos es suficiente para crear luz?

Bajo esta premisa se ha creado la lampara GravityLight. El mecanismo requiere de un peso (12 kilos) que puede ser una bolsa de piedras o de arena. El peso sujeta con un gancho a una correa, que discurre por el interior del mecanismo, colgado a cierta altura, aproximadamente un par de metros. Al soltarlo, el peso comienza a caer muy lentamente, aproximadamente a 1 milímetro por segundo.

En el interior del mecanismo, un sistema transforma el movimiento en electricidad.

Fuente: gravitylight.org